En qué consiste el contrato en prácticas

La finalidad de un contrato en prácticas es la de que una persona que haya obtenido un título profesional relacionado con un sector en concreto, pueda iniciarse en dicho sector ocupando un puesto de trabajo.

Además, un contrato en prácticas aporta beneficios adicionales a las empresas, tales como bonificaciones de entre el 50% y el 70% en las cuotas de la Seguridad Social y, en el caso de que al terminar las prácticas el trabajador sea contratado de manera indefinida, bonificaciones de entre 500€ y 700€.

Para poder concertarse, un contrato en prácticas debe contar con los siguientes requisitos:

1.El trabajador en prácticas debe poseer uno de los siguientes títulos académicos:

  • Titulación universitaria
  • Titulación de grado medio de formación profesional.
  • Titulación de grado superior de formación profesional.
  • Titulación oficial reconocida que sea equivalente a las anteriores.
  • Certificado de profesional.

2. Sólo se puede acceder a un contrato de prácticas en el periodo que engloban los 5 años posteriores a la obtención del título menos en el caso de que el trabajador sea discapacitado, que sería de 7 años.

3. El trabajo especificado en el contrato debe estar relacionado con el título académico del trabajador.

4. Los puestos de trabajo que podrían ser ocupados por un trabajador en prácticas pueden estar delimitados por los convenios colectivos.

5. Un contrato en prácticas debe comprender un periodo de entre 6 meses y 2 años de duración.

6. Un trabajador puede estar trabajando en prácticas en varias empresas distintas mientras sea en periodos diferentes y el total del tiempo se englobe en los 2 años antes mencionados.

7. Si el trabajador posee varias titulaciones académicas, podrá asumir un contrato en prácticas por cada una de ellas. Este derecho se aplica a los diferentes niveles de una titulación, como pueden ser el grado y el doctorado, considerándose dos titulaciones distintas, siempre que los contratos se realicen desde el nivel inferior.

8. Los convenios colectivos deben establecer la retribución correspondiente al trabajador, que obligatoriamente ha de ser del 60% (o más) del sueldo asignado a dicho puesto de trabajo durante el primer año, o del 75% (o más) durante el segundo año.

9. El período de prueba debe ser de 1 mes en caso de que la titulación del trabajador sea de grado medio, o de nivel 1 o 2; y de 2 meses en caso de que sea de grado superior o de nivel 3.