entrevista de trabajo

Las 5 preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

¿Estás nervioso porque tienes una entrevista de trabajo y tienes miedo de equivocarte y perder la oportunidad de conseguir el puesto que quieres? No te preocupes, las entrevistas de trabajo siempre siguen los mismos métodos y los entrevistadores suelen hacer las mismas preguntas.

Por eso, vamos a enseñarte cuáles son las preguntas más frecuentes formuladas en entrevistas de trabajo y la mejor manera de responderlas para destacar sobre el resto y demostrar que eres el candidato ideal para el puesto al que aspiras.

1. Háblame sobre ti

Esta es la clásica cuestión inicial que parece no pasar nunca de moda. Aun siendo tan usada, cada año se lleva por delante a mucha gente en las entrevistas de trabajo.

Da una respuesta clara y concisa, hablando de ti profesionalmente y de lo que has aprendido en tus experiencias de trabajo anteriores. Infórmate de qué cualidades busca la empresa para ese puesto y demuestra al entrevistador que las tienes.

2. ¿Por qué eres la persona que deberíamos contratar?

Esta es otra de esas preguntas que siempre cae y a la vez es la oportunidad perfecta para destacar entre los demás entrevistados y enseñar al entrevistador cómo puedes ayudar a la empresa.

La clave es ser específico. Investiga un poco y averigua exactamente por qué la empresa está contratando a alguien para ese puesto, a qué problemas se va a enfrentar la persona que contraten y enséñales que tú eres el candidato perfecto para solucionarlos.

3. ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

La persona que está contratando está intentando conocer tus motivaciones internas para optar por ese trabajo y si estás ahí sólo por el dinero o si, por el contrario, te ves formando parte de la compañía y creciendo junto a ella.

Habla de cosas concretas que te gustan de la compañía. Haz los deberes y averigua las necesidades de la empresa. Después, habla apasionadamente sobre cómo cubrirlas. Sé halagador: a la gente le gusta oír cosas buenas sobre sí mismos, pero no te excedas.

4. ¿Cuál es tu mayor virtud? ¿Y tu mayor defecto?

Estas dos suelen ir juntas. Evita bajo ningún concepto responder “soy demasiado perfeccionista”.

La pregunta sobre tu mayor virtud es una variación de la pregunta 1, por lo que puedes aplicar la misma respuesta. Cuando te pregunten sobre tu mayor defecto te están ofreciendo una perfecta oportunidad para demostrar que tienes capacidad de auto-análisis y cómo has hecho para mejorar esa parte de ti.

5. ¿Dónde te ves dentro de 5 años?

Esta pregunta siempre se lleva por delante a algún entrevistado porque parece inofensiva, pero tiene truco. Demuestra con tu respuesta que estás comprometido con trabajo y calcula una trayectoria laboral realista que parta desde el puesto que ofrecen y que esté ligada al desarrollo y valores de la empresa. Plantea la opción de hacer carrera a largo plazo en la empresa.