Lo que debo comprobar antes de demandar por despido

Un despido es una de las situaciones más difíciles en las que se puede encontrar un trabajador y, mientras que algunas veces puede estar justificado, otras no y puede que se hayan incumplido las normas que establece la ley para efectuarlo. Por eso si nos vemos en esta situación es importante comprobar todos los pasos que requiere el procedimiento y en caso de que no se hayan seguido, llevar a cabo la demanda con la ayuda de  abogados laboralistas.

  • Lo primero que debemos hacer es saber cuál es el plazo que nos dan para demandar por un despido y si nos encontramos dentro de él. El plazo en el que se puede impugnar un despido es de 20 días hábiles (sin contar sábados o domingos) desde que éste es efectuado. Por eso hay que empezar a contar desde el día que consta como efectuado y no desde el que se emite, entre los que hay 15 días de diferencia en caso de despido objetivo y ninguno en caso de despido disciplinario.
  • Lo siguiente es saber quién es nuestro empleador. Para ello basta con mirar el nombre que consta en el contrato de trabajo o las nóminas o recibos y, en el caso de que no coincida con el de nuestro jefe, es decir, la persona que nos da órdenes y nos ha despedido, puede darse un caso de cesión ilegal, por lo que el despido sería improcedente.
  • A continuación debemos examinar la carta de despido y ver que contiene toda la información pertinente: descripción clara de las causas, fechas de comunicación y de efectos, indemnización en caso de despido objetivo y la firma y sello del departamento a cargo de despedir a los trabajadores. Todo lo que no conste en la carta no podrá ser usado en el juicio por parte de la empresa.
  • Lo siguiente, y uno de los detalles más importantes es valorar las causas del despido, considerar si éstas son lo suficientemente graves o si la culpa es completamente del trabajador. Además, cada uno de los tipos de despido requiere una indemnización y unos procedimientos concretos establecidos por ley, así como una cantidad de días que deben darse entre las distintas fases. Si alguna de estas obligaciones no se cumplen, el despido podría ser declarado improcedente o nulo.
  • Por último hay que leer el convenio colectivo firmado junto al contrato al entrar a formar parte de la empresa y comprobar si el ámbito de aplicación de éste corresponde con el trabajo que hemos estado realizando, porque en caso de que no coincidan o las causas del despido objetivo no estén contempladas en él, también podría considerarse despido improcedente o nulo.