Razones por las que se puede despedir a un empleado

Es posible que al ser despedido, tu empresa no te informe debidamente o que las razones que te den para despedirte no estén justificadas legalmente. Pero también existen determinadas causas, llamadas causas de despido objetivo, que si la empresa es capaz de demostrar, son consideradas totalmente válidas ante la ley. Éstas son las causas:

Se te considera un trabajador “inepto” o lo que es lo mismo, no apto.

Este punto tiene que ver con los resultados que se esperan del trabajador en un determinado puesto de trabajo, por lo que si no cumples con los mínimos que se esperan de ti, pueden alegar “ineptitud” como causa de despido y, presentando pruebas de ello, formalizarlo ante la ley.

Consideran que no te has adaptado a las modificaciones que se han producido en tu puesto de trabajo.

Esta causa es muy parecida a la anterior, pero con una ligera diferencia: Es posible que hayas estado ejerciendo bien tu cargo en el pasado, pero la empresa o ese cargo en concreto ya no sea igual, y tú ya no cumplas con los resultados que se esperan de ti como trabajador.

Estas modificaciones pueden ir desde el cambio de condiciones de trabajo a raíz de un cambio administrativo, como la adquisición de la empresa por parte de otra; hasta la incorporación de nuevas tecnologías para la realización del trabajo, ante las que las que trabajadores veteranos tienen menos ventaja que las nuevas generaciones, por lo que es recomendable actualizar siempre dichos conocimientos gracias a cursos y formaciones facilitadas por las empresas.

Te has ausentado de tu puesto de trabajo o llegas tarde de manera sistemática. Esta causa es la más fácil de demostrar por parte de la empresa ya que siempre hay constancia de las ausencias de los trabajadores o puede que, en el caso de llegar tarde, los superiores o compañeros sean testigos de ello.

Existe un porcentaje de ausencias objetivo según el tipo de jornada que realiza el trabajador que no se debe alcanzar, pero también existen distintos tipos de permisos para días libres en caso de que el trabajador tenga alguna enfermedad o condiciones externas a las que deba atender, además de poder presentar justificantes médicos en caso de accidente, consulta médica u hospitalización.

Se ha producido una reestructuración en la empresa y prescinden de ti por motivos técnicos, económicos o de producción.

En esta última causa se comprenden un abanico de motivos de distinto tipo y, aun siendo causa objetiva, la manera de demostrarlo por parte de la empresa es más difícil que en las anteriores.

Ante un despido justificado mediante esta causa o cualquiera de las anteriores, es recomendable contar con asesoría legal especializada en despidos como la que ofrece González & Gorjón.